2 estrategias que nos ayudan a la retención de información

2 estrategias que nos ayudan a la retención de información

¡Santa cantidad de información! Fue la expresión de mi hija cuando vio la Guía de estudio IPN y bueno, no es para menos ya que entre este y el de la UNAM, son dos de los exámenes más exigentes para ingresar.

Resultado de imagen para ipn

Y para muchos estudiantes les resulta complicado el manejar una gran cantidad de información que deben procesar y recordar llegando a veces a que simplemente se sienten abrumados y sienten que su mente se queda en blanco.

Si bien a veces es complicado el recordar información, el hecho es que todos luchamos para recordarla y tendemos a olvidar cosas importantes.

FUENTES: UNITIPS || YouTube || Wikipedia

Pues bien, afortunadamente existes estrategias que nos ayudan a que este proceso de retención sea más efectivo y aquí una par de ellas:

a) Organizar la información

Organizar la información en categorías lógicas es una de las formas más efectivas de mejorar la memoria y el recuerdo.

Por ejemplo, si estás tratando de memorizar el vocabulario de una clase de idioma extranjero, clasifica palabras que tengan significados similares o que caigan en categorías similares.

Esto te permitirá asociar palabras con ciertas categorías que proporcionan contexto y significado.

La información organizada es mucho, mucho más fácil de retener que la información aleatoria.

Otro buen ejemplo del poder de la organización en lo que se refiere a la memoria es la anatomía humana.

Puede ser muy difícil memorizar las miles de partes que conforman el cuerpo humano.

Entonces, ¿cómo le hacen los estudiantes? Sencillo. Organizan las partes en sistemas.

Una vez que las partes del cuerpo se han organizado en sistemas, de acuerdo a la función o la ubicación, la memorización de todas las partes del cuerpo se vuelve muy factible.

La fragmentación es otra estrategia de la organización para memorizar información. De hecho, es probable que ya utilices estrategias de memoria fragmentada y ni siquiera te des cuenta.

Cuando memorizas el número de teléfono de una persona, la combinación en un candado utilizas la fragmentación.

Es mucho más fácil recordar un número largo cuando lo “divides” en pequeños grupos de tres o cuatro números del IPN.

¿Por qué? Porque la mayoría de las personas solo pueden recordar aproximadamente tres o cuatro bits de información a la vez, tan solo observa como están separados los números de tu tarjeta de banco.

Entonces, ¿cómo puedes usar la fragmentación para mejorar tu memoria?

Fragmenta por un historial relacionado por eventos o períodos de tiempo de acuerdo a la fecha de ocurrencia de los eventos.

Divide el vocabulario de la lengua extranjera en grupos funcionales como artículos en una casa, partes de automóviles o partes del cuerpo.

Fragmenta el vocabulario en partes del discurso. Cuando divides, simplemente agrupa la información en pequeños grupos de tres a cinco veces a la vez.

b) Estudio activo

Para recordar o aprender un concepto, debes practicar el estudio activo. Si eres pasivo en tus hábitos de estudio, será muy difícil recordar lo que lees o escuchas durante una clase.

Una forma de ser un estudiante activo es enseñar la información que estás estudiando a tus compañeros de clase en un grupo de estudio.

También puedes analizar el material que estás estudiando al contrastarlo con la relación de los detalles o hacer preguntas sobre lo que has aprendido o encontrar formas de aplicar lo que has aprendido entra a UNITIPS.

Al implementar estrategias de estudio activas en tu estudio personal, mejorará tu capacidad para retener conceptos confusos o complicados.