Arroz y frijoles caseros

La clave para el mejor arroz y frijoles es, como con la mayoría de las cosas, hacerlo desde cero.

Con esta receta se me vino a la mente una escena cuando llegamos a visitar a mi abuelita, en ese entonces era muy pequeña.

Mi abuelita se encontraba en su cocina picando las zanahorias en cubitos del tamaño de los chícharos mientras se estaban cociendo los frijoles en una olla de barro.

Al verla observé cómo hacer arroz rojo al puro estilo de la paciencia. Todos los días en la casa de los abuelos se cocinaba arroz rojo y frijoles de la olla en barro… TODOS LOS DÍAS.

Y créeme… eran deliciosos. Al día siguiente, los frijoles restantes los freía y bueno… eran un manjar ya que el barro les da un sabor muy particular.

Si a esto le sumas el café de olla… bueno, las comidas con mis abuelos son de los recuerdos más gratos que tengo, sencillamente por los sabores que están muy guardados en mi mente y en mi paladar.

Resultado de imagen para arroz rojo

Entiendo que para hacer esto hoy en día es algo complicado por la cantidad de deberes y el poco tiempo, pero vale la pena cocinar desde cero estos platillos, aunque no recurras a ollas de barro.

Pero no te preocupes, este es el tipo de plato que tiene un gran sabor con un mínimo esfuerzo de tu parte y la mejor parte… hecho en casa.

En esta receta, cocinaremos a fuego lento los frijoles mientras cocinamos el arroz con jitomates, verduras y especias (tal como mi abuela pero a la moderna).

Puedes servirlo como guarnición con tus enchiladas o tacos favoritos o puedes comerlo con una guarnición de verduras como una comida propia.

Frijoles

  • ½ k de frijoles secos remojados en agua fría durante la noche
  • 3 dientes de ajo, aplastados y pelados
  • 1 cucharada de orégano
  • 1 cucharada de semillas de cilantro
  • 1 cucharada de semillas de comino
  • 1 hoja de laurel
  • 1 cucharadita de sal
  • Resultado de imagen para frijoles de olla

Arroz

  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cebolla blanca pequeña picada
  • 1 zanahoria pelada y picada
  • 2 dientes de ajo
  • picados
  • 1½ tazas de arroz de grano largo
  • 1 cucharadita de comino molido
  • Una taza de jitomate ya molido
  • 1½ tazas de caldo de verduras o pollo
  • 1 taza de chícharos (frescos serían lo ideal, congelados es una opción)
  • Sal y pimienta negra recién molida

Para terminar

  • Cilantro toscamente picado para decorar

Preparación

  1. Prepara los frijoles: En una olla mediana, combine los frijoles con 6 tazas de agua y cocina a fuego lento a fuego medio. Agregue el ajo, el orégano, el cilantro, el comino y la hoja de laurel, y reduce el fuego a bajo.
  2. Cocina a fuego lento los frijoles, sin cubrir, hasta que comiencen a ponerse tiernos, de 30 a 35 minutos. Agrega la sal y continúa cocinando a fuego lento hasta que los frijoles estén muy tiernos, 15 a 20 minutos más.
  3. Prepara el arroz: En una olla mediana, calienta el aceite a fuego medio. Agrega la cebolla y la zanahoria y cocine hasta que estén tiernas, de 6 a 7 minutos. Agrega el ajo y el arroz, y cocine hasta que el ajo esté fragante y el arroz esté ligeramente tostado, de 1 a 2 minutos más.
  4. Agrega el comino y revuelve para combinar. Agrega el jitomate y el caldo, luego cocina a fuego lento a fuego medio. Reduce el fuego a bajo, cubre la olla y cocina hasta que el arroz haya absorbido casi todo el líquido, de 20 a 25 minutos.
  5. Agrega los chícharos y sazona el arroz con sal y pimienta. Para servir, coloca unos frijoles y arroz en un plato, luego decora con cilantro.

Fuentes complementarias: foodhero.com, kiwilimon.com, igpajomorado.es, tnrelaciones.com, youtube

¿Cuáles son los síntomas de las úlceras cutáneas?

Las úlceras cutáneas parecen llagas redondas y abiertas. Varían en severidad y generalmente son lesiones menores en la piel.

En casos severos, las úlceras pueden convertirse en heridas profundas que se extienden a través del tejido muscular, dejando expuestos huesos y articulaciones.

Los síntomas de las úlceras cutáneas incluyen:

  • Decoloración de la piel
  • Comezón
  • Costra
  • Hinchazón de la piel cerca de la úlcera
  • Piel seca o escamosa alrededor de la úlcera
  • Dolor o sensibilidad cerca del área afectada
  • Secreción clara, sanguinolenta o llena de pus de la úlcera
  • Un mal olor proveniente del área
  • Pérdida de cabello cerca de la úlcera

¿Qué causa las úlceras cutáneas?

Las diferentes úlceras cutáneas tienen diferentes causas subyacentes, que van desde la mala circulación, de ahí la úlcera varicosa, hasta las infecciones bacterianas.

Resultado de imagen para ulcera cutanea

Al principio, una úlcera cutánea puede verse como irritación leve de la piel o un parche de piel ligeramente descolorido. Con el tiempo, el tejido de la piel comenzará a desintegrarse, formando una herida poco profunda.

Un  médico puede diagnosticar una úlcera cutánea

en función de su apariencia. Revisarán el historial médico y los síntomas de la persona para determinar la causa subyacente antes de recomendar opciones de tratamiento.

El tratamiento para las úlceras cutáneas depende de la gravedad y la causa subyacente de la úlcera.

Una persona puede tratar una úlcera cutánea en el hogar si es pequeña y no muestra signos de infección. Los tratamientos para las úlceras leves se centran en prevenir la infección.

Aquí es mantener la úlcera limpia y cubierta.

Los signos de una úlcera infectada incluyen hinchazón, dolor, drenaje u olor desagradable. Las personas que notan cualquiera de estos síntomas requieren atención médica.

El tratamiento de una úlcera grave implica:

  • Eliminar tejido muerto para estimular el proceso de curación
  • Usar antibióticos orales o tópicos para tratar cualquier infección bacteriana
  • Tomar analgésicos para aliviar las molestias

La mala circulación es un factor importante que contribuye al desarrollo de úlceras en la piel. Mejorar la circulación adecuada puede ayudar a tratar y prevenir la úlcera varicosa.

Resultado de imagen para cuidado de ulcera cutanea

Algunas formas que pueden mejorar la circulación y prevenir las úlceras incluyen:

  • Usar medias de compresión
  • Elevar las piernas
  • Dejar de fumar
  • Hacer ejercicio regularmente
  • Mantener un peso corporal saludable

Si una persona no recibe tratamiento, las úlceras cutáneas pueden progresar a heridas crónicas o infecciones peligrosas.

Algunas complicaciones de las úlceras cutáneas no tratadas incluyen:

  • Celulitis, una infección bacteriana que afecta las capas profundas de la piel y los tejidos blandos
  • Septicemia o envenenamiento de la sangre por una infección bacteriana
  • Infecciones en el hueso de las articulaciones
  • Gangrena, que es la muerte del tejido como resultado del suministro de sangre deficiente

Las úlceras cutáneas se desarrollan como resultado de mala circulación, infecciones o presión prolongada.

El tratamiento temprano de una úlcera puede reducir el riesgo de infección y complicaciones graves.

Las úlceras infectadas pueden requerir drenaje y tratamiento con antibióticos.

Las personas pueden prevenir las úlceras cutáneas al:

  • Tratar afecciones médicas que causan mala circulación como venas varicosas, insuficiencia venosa y diabetes
  • Dejar de fumar
  • Mantener un peso saludable
  • Evitar sentarse o acostarse en la misma posición durante demasiado tiempo.

Una persona debe hablar con su médico si sospecha que tiene una úlcera en la piel o si una herida se está curando muy lentamente, existen clínicas especializadas en el cuidado de heridas.

Cuidar las quemaduras por exposición al sol

Las quemaduras de verano (sea donde se encuentre en estos momentos) pueden ocurrir desde solo caminar, al estar en una parrilla, al tomar el sol o acampar.

De hecho, al estar en un restaurante en el bello Cancún llegó un turista que estaba al rojo vivo y se le notaba que sus pies le molestaban para caminar… definitivamente le sugerimos que fuera al médico para no hacer de sus vacaciones una pesadilla.

Y así es, las quemaduras por exposición al sol pueden ser dolorosas y difíciles de curar. Aquí hay algunos consejos para ayudarte a cuidar las heridas.

¿Qué tan serio es? Muchas quemaduras son leves y no requieren cuidados extensivos.

Sin embargo, en esas situaciones raras en las que necesitas ir a una sala de emergencias o asistir a una clínica de cuidado de heridas, el médico comenzará examinando tu piel para ver si la quemadura cubre más del 10% de tu área corporal total, entre otros síntomas.

Si lo hace, serás transferido a un centro de quemados para recibir un tratamiento más especializado.

Resultado de imagen para exposicion al sol

El tratamiento de las quemaduras por el sol, fogatas, parrillas y otras causas tiene especial cuidado.

¿Qué pasa si es solo una quemadura de primer grado?

Una quemadura leve de primer grado se limita estrictamente a la capa superior de la piel. Por ejemplo, las quemaduras solares pueden considerarse quemaduras de primer grado, tu piel estará roja, dolorosa y mostrará signos de inflamación leve.

Aunque este tipo de quemadura no es tan grave como los tipos de segundo y tercer grado, aún puede doler mucho y provocar cicatrices si no se trata adecuadamente.

Las quemaduras de primer grado generalmente se pueden tratar en casa, con una recuperación completa en el transcurso de unas pocas semanas.

¿Cómo se trata una quemadura menor?

Se aconseja retirarse del sol de inmediato y bajar la temperatura de la piel con un baño o ducha fría.

Resultado de imagen para quemadura de sol

Esto no solo proporcionará un alivio inicial del dolor, sino que también ayudará a reducir la inflamación.

Pero no exagere, ya que bañarse o ducharse también puede resecar la piel.

Otra opción es aplicar compresas frías, como toallas o paños húmedos, tan a menudo como sea necesario.

¿Qué hay del hielo?

Aquí una advertencia al comenzar un tratamiento de quemaduras con hielo. El hielo puede causar congelación y dañar la piel, dando lugar a más complicaciones.

La sugerencia es usar agua a temperatura ambiente o una gasa saturada con solución salina.

¿Qué pasa después?

Los siguientes pasos en tu tratamiento deben incluir la aplicación de vaselina varias veces al día. Sin embargo, evita los antibióticos tópicos.

Luego, cubra la herida con una gasa o vendaje estéril y antiadherente.

Si se forman ampollas, lo mejor que puedes hacer es dejar que sanen por sí solas, pero aún así es recomendable mantenerlas cubiertas.

Finalmente, si la molestia es mucha consulta con tu médico sobre algún medicamento para tratar el dolor y la inflamación.

Referencias: Youtube |meflineplus.gov | stanforchildrens.org |  degasa.com