Arroz y frijoles caseros

La clave para el mejor arroz y frijoles es, como con la mayoría de las cosas, hacerlo desde cero.

Con esta receta se me vino a la mente una escena cuando llegamos a visitar a mi abuelita, en ese entonces era muy pequeña.

Mi abuelita se encontraba en su cocina picando las zanahorias en cubitos del tamaño de los chícharos mientras se estaban cociendo los frijoles en una olla de barro.

Al verla observé cómo hacer arroz rojo al puro estilo de la paciencia. Todos los días en la casa de los abuelos se cocinaba arroz rojo y frijoles de la olla en barro… TODOS LOS DÍAS.

Y créeme… eran deliciosos. Al día siguiente, los frijoles restantes los freía y bueno… eran un manjar ya que el barro les da un sabor muy particular.

Si a esto le sumas el café de olla… bueno, las comidas con mis abuelos son de los recuerdos más gratos que tengo, sencillamente por los sabores que están muy guardados en mi mente y en mi paladar.

Resultado de imagen para arroz rojo

Entiendo que para hacer esto hoy en día es algo complicado por la cantidad de deberes y el poco tiempo, pero vale la pena cocinar desde cero estos platillos, aunque no recurras a ollas de barro.

Pero no te preocupes, este es el tipo de plato que tiene un gran sabor con un mínimo esfuerzo de tu parte y la mejor parte… hecho en casa.

En esta receta, cocinaremos a fuego lento los frijoles mientras cocinamos el arroz con jitomates, verduras y especias (tal como mi abuela pero a la moderna).

Puedes servirlo como guarnición con tus enchiladas o tacos favoritos o puedes comerlo con una guarnición de verduras como una comida propia.

Frijoles

  • ½ k de frijoles secos remojados en agua fría durante la noche
  • 3 dientes de ajo, aplastados y pelados
  • 1 cucharada de orégano
  • 1 cucharada de semillas de cilantro
  • 1 cucharada de semillas de comino
  • 1 hoja de laurel
  • 1 cucharadita de sal
  • Resultado de imagen para frijoles de olla

Arroz

  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cebolla blanca pequeña picada
  • 1 zanahoria pelada y picada
  • 2 dientes de ajo
  • picados
  • 1½ tazas de arroz de grano largo
  • 1 cucharadita de comino molido
  • Una taza de jitomate ya molido
  • 1½ tazas de caldo de verduras o pollo
  • 1 taza de chícharos (frescos serían lo ideal, congelados es una opción)
  • Sal y pimienta negra recién molida

Para terminar

  • Cilantro toscamente picado para decorar

Preparación

  1. Prepara los frijoles: En una olla mediana, combine los frijoles con 6 tazas de agua y cocina a fuego lento a fuego medio. Agregue el ajo, el orégano, el cilantro, el comino y la hoja de laurel, y reduce el fuego a bajo.
  2. Cocina a fuego lento los frijoles, sin cubrir, hasta que comiencen a ponerse tiernos, de 30 a 35 minutos. Agrega la sal y continúa cocinando a fuego lento hasta que los frijoles estén muy tiernos, 15 a 20 minutos más.
  3. Prepara el arroz: En una olla mediana, calienta el aceite a fuego medio. Agrega la cebolla y la zanahoria y cocine hasta que estén tiernas, de 6 a 7 minutos. Agrega el ajo y el arroz, y cocine hasta que el ajo esté fragante y el arroz esté ligeramente tostado, de 1 a 2 minutos más.
  4. Agrega el comino y revuelve para combinar. Agrega el jitomate y el caldo, luego cocina a fuego lento a fuego medio. Reduce el fuego a bajo, cubre la olla y cocina hasta que el arroz haya absorbido casi todo el líquido, de 20 a 25 minutos.
  5. Agrega los chícharos y sazona el arroz con sal y pimienta. Para servir, coloca unos frijoles y arroz en un plato, luego decora con cilantro.

Fuentes complementarias: foodhero.com, kiwilimon.com, igpajomorado.es, tnrelaciones.com, youtube