Cuidar las quemaduras por exposición al sol

Las quemaduras de verano (sea donde se encuentre en estos momentos) pueden ocurrir desde solo caminar, al estar en una parrilla, al tomar el sol o acampar.

De hecho, al estar en un restaurante en el bello Cancún llegó un turista que estaba al rojo vivo y se le notaba que sus pies le molestaban para caminar… definitivamente le sugerimos que fuera al médico para no hacer de sus vacaciones una pesadilla.

Y así es, las quemaduras por exposición al sol pueden ser dolorosas y difíciles de curar. Aquí hay algunos consejos para ayudarte a cuidar las heridas.

¿Qué tan serio es? Muchas quemaduras son leves y no requieren cuidados extensivos.

Sin embargo, en esas situaciones raras en las que necesitas ir a una sala de emergencias o asistir a una clínica de cuidado de heridas, el médico comenzará examinando tu piel para ver si la quemadura cubre más del 10% de tu área corporal total, entre otros síntomas.

Si lo hace, serás transferido a un centro de quemados para recibir un tratamiento más especializado.

Resultado de imagen para exposicion al sol

El tratamiento de las quemaduras por el sol, fogatas, parrillas y otras causas tiene especial cuidado.

¿Qué pasa si es solo una quemadura de primer grado?

Una quemadura leve de primer grado se limita estrictamente a la capa superior de la piel. Por ejemplo, las quemaduras solares pueden considerarse quemaduras de primer grado, tu piel estará roja, dolorosa y mostrará signos de inflamación leve.

Aunque este tipo de quemadura no es tan grave como los tipos de segundo y tercer grado, aún puede doler mucho y provocar cicatrices si no se trata adecuadamente.

Las quemaduras de primer grado generalmente se pueden tratar en casa, con una recuperación completa en el transcurso de unas pocas semanas.

¿Cómo se trata una quemadura menor?

Se aconseja retirarse del sol de inmediato y bajar la temperatura de la piel con un baño o ducha fría.

Resultado de imagen para quemadura de sol

Esto no solo proporcionará un alivio inicial del dolor, sino que también ayudará a reducir la inflamación.

Pero no exagere, ya que bañarse o ducharse también puede resecar la piel.

Otra opción es aplicar compresas frías, como toallas o paños húmedos, tan a menudo como sea necesario.

¿Qué hay del hielo?

Aquí una advertencia al comenzar un tratamiento de quemaduras con hielo. El hielo puede causar congelación y dañar la piel, dando lugar a más complicaciones.

La sugerencia es usar agua a temperatura ambiente o una gasa saturada con solución salina.

¿Qué pasa después?

Los siguientes pasos en tu tratamiento deben incluir la aplicación de vaselina varias veces al día. Sin embargo, evita los antibióticos tópicos.

Luego, cubra la herida con una gasa o vendaje estéril y antiadherente.

Si se forman ampollas, lo mejor que puedes hacer es dejar que sanen por sí solas, pero aún así es recomendable mantenerlas cubiertas.

Finalmente, si la molestia es mucha consulta con tu médico sobre algún medicamento para tratar el dolor y la inflamación.

Referencias: Youtube |meflineplus.gov | stanforchildrens.org |  degasa.com